bienvenido, invitado
Conectarse

Recuperar mi contraseña

ultimos temas
Últimos temas
» Fei Senshi -The Emperor-
por Fei Senshi Hoy a las 2:12 pm

» Jormungand Boarding School [Confirmación-normal]
por Webmaster Hoy a las 5:59 am

» Elementalist Foro Rol - [Normal]
por Webmaster Hoy a las 5:58 am

» Ficha de Daniel (terminada)
por Ryu Senshi Ayer a las 9:51 am

» Hawk Gooked [Construccion]
por Hamg Dom Feb 19, 2017 12:19 am

» ♚ Day to day [ Reiko's chronology ]
por Reiko Rairyuudan Sáb Feb 18, 2017 8:26 am

» ¿Quieren pack? Si roleas conmigo tendrás pack (?).
por Uni Vie Feb 17, 2017 7:14 pm

» Misterios Entre Copas [Privado Ryu Senshi, Pasado]
por Ryu Senshi Vie Feb 17, 2017 3:23 pm

» ¿Agridulce? No, más bien es dulce contigo [Priv. Natt]
por Ryu Senshi Vie Feb 17, 2017 11:54 am

» TNDER STORM
por Ryu Senshi Mar Feb 14, 2017 12:59 pm

staff del foro
mensaje privado // perfil
mensaje privado // perfil
mensaje privado // perfil
creditos del foro

Katekyo Hitman Reborn! es un foro basado en el anime/manga de Akira Amano: Katekyo Hitman Reborn!. Las imágenes no son de nuestra propiedad; las imágenes se sacaron en su mayoría de los Official Art de Katekyo Hitman Reobrn!, mientras que las demás en su totalidad de Pixiv. Agradecemos a aquellos artistas que contribuyeron a los gráficos del foro. La edición de estas fueron realizadas por @Noru así como también los códigos otorgados en esta página, HTML y más No copies, sé original.

Las guías, normas, post y demás temas de este foro corresponden a sus respectivos autores, por favor, respeta. Agradecemos a todos por su colaboración y hacer posible este foro, sigamos muchos años en línea, ¡pues ya vamos seis años en línea!

Agradecemos a los usuarios a contribuir con la información del foro, guías y demás por lo mismo y así también a cuidar de las distintas secciones del foro para que este mismo siga creciendo. Nosotros como foro los tenemos más en cuenta a ustedes, formadores del foro, que a nosotros como administradores y moderadores.

Recuerda que podes visitarnos por nuestra fanpage: @Katekyo Hitman Reborn - Foro de rol. Se darán premios de vez en cuando por ahí.
AFILIADOS NORMALES AQUÍ

Hacemos limpieza cada tres meses.

No aceptamos botones en movimiento, excepto en los af. normales. De otra, se harán

Para afiliados élites, pedimos una medida de botón de 50x50px.

Si necesitas una medida en especial que no se encuentra entre los botones que te damos, por favor avísanos para facilitártela. No es necesario que redimensiones nuestro botón.


Seven Capital Sins | +18, Yuri, Hetero, Yaoi, Razas Mágicas East of Eden











The worst carnival || PV Rei

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The worst carnival || PV Rei

Mensaje por Byakuran Gesso el Lun Oct 24, 2016 4:55 pm


— The worst carnival —

...Let's have a little fun. Don't you dare to scape...


Era increíble lo que tenía que hacer para escapar de la rutina, siempre de un lado para otro para evitar a unos o otros, pero desde luego que eso no era la peor, si no que lo que realmente me mataba era la monotonía de aquel lugar. Todo era blanco a mi alrededor, igual que yo, casi parecía que podía derretirme y fundirme con todo aquello pero me resistía a ello. Yo volvería a ser el que un día fui, el futuro me había mostrado mis errores, pero esta vez no cometería ninguno, mejoraría, perfeccionaría lo que una vez había hecho y esta vez todo saldría como debía. Todo iría según el plan, aunque esa asistenta del CEFED estuviera vigilandome, no sacaría nada, no dejaría que me incriminara pues todo para ella serían sonrisas mientras que tras sus espaldas pasaban miles de afilados cuchillos sin que si quiera se percatara.

Me incorporé de mi silla y salí andando con tranquilidad de mi despacho intentando no llamar mucho la atención entre la gente pues de hacerlo estaba seguro que la castaña activaría todos sus sentidos y me encontraría, la verdad es que si me paraba a pensarlo parecía un perro, pero en aquellos momentos estaba entretenida cuidando de Bluebell, así mataba dos pájaros de un tiro, o en el peor de los casos creaba un terrible monstruo que podía unir fuerzas contra mi, una acosadora y una 'niñera', ¿Que podía ser peor que eso? Solo de pensarlo los pelos se me ponían de punta.
Tras un rato entre aquellos blancos y repetitivos pasillos logré salir de a la calles de Namimori por donde caminé totalmente tranquilo despejándome un poco. Miles de papeles me esperaban en la oficina pero allí se quedarían pues en aquellos momentos no eran mi problema, si no de Nere quien muy amablemente se había 'ofrecido' a hacer mi trabajo. Además, con un día como el que hacía, ¿Quien querría quedarse encerrad en aquella cárcel aunque fuera de cristal? Nadie. Y yo no sería menos.

Caminé distraídamente ignorando por completo aquellos agentes de Vongola que podía sentir por todas las esquinas y calles por donde pasaba. Desde luego lo de ser actores o espías no era lo suyo, aunque de lo sus habilidades cuerpo o con las llamas ya era otra cosa, y aun así dudaba que estuvieran a mi altura, ni si quiera juntando fuerzas lograrían lastimarme. Suspiré con fuerza revolviéndome el pelo poniendo mis manos tras las cabeza sin dejar de caminar hasta llegar a una alegre plaza donde había diversas terrazas donde poder pasar el rato al sol.
Sin pensarlo mucho, aun con todo el séquito que llevaba tras de mi igual que si fuera un famoso con los paparazzi, me senté en una silla y sin prisa alguna cerré los ojos echando la cabeza hacia atrás dejando que los rayos de sol acariciaran mi rostro sacándome una pequeña sonrisa que no tardaría mucho en esfumarse.
Pedí un batido de chocolate a la chica que me atendía muy amablemente a la vez que sacaba una bolsa de malvaviscos saboreandolos lentamente en mi boca de manera distraída sin quitar de mi mente a todos aquellos hombres trajeados de negro y otros encubiertos, me daban pena, en verdad estaba a punto de invitarles a un café. ¿Acaso no sabían que sin saber actuar o disimular jamás podrían llegar a nada? Era ridículo, si una persona lograba hacer ese sencillo paso ya habría ganado más que aquellos diez o doce hombres.

Volví a suspirar borrando la sonrisa de mi rostro con los ojos cerrados y la cabeza reclinada hacia atrás mientras que con una de mis manos tomaba la pajita haciendo girar el batido. Mis labios se separaron — Hickory Dickory Dock, the mouse ran up the clock, the clock struck one, the mouse ran down, hickory dickory dock, tic, tac, tic, tac… — canturreé animadamente para después continuar con las demás horas que seguían a la una. ¿Cuanto tiempo tardaría en llegar alguien minimamente interesante? Daba igual quien fuera, solo necesitaba una tapadera, alguien que le ayudara a evadirse de todo aquello, de esos hombres de negro, alguien con quien pudiera escapar de toda aquella responsabilidad y pasar un buen rato. Podría hacerlo solo pero como siempre decía: 'Así no era divertido'. Y yo deseaba recrear el peor escenario de todos.
Caos, muerte, destrucción, cualquier cosa valía salvo las mariposas, unicornios, y las cosas bonitas, aunque tal vez a esas alturas aquel 'paraiso' soñado por mi fuera pedir mucho, por lo que esperaría, yo siempre esperaba aunque fuera la persona más ansiosa del mundo. Quería jugar, quería ver arder todo, pero no podía precipitarme y aunque no me gustara esperar lo haría. Yo era como un gran dragón blanco, lo que veía y me gustaba lo quería y sin pensarlo lo tomaba a pesar de las posibles repercusiones futuras. Lo tomaba porque podía porque era poderoso y así es como funciona la vida, no solo en la mafia, si no en todas partes. Pero en esos momentos no era momento de ser una bestia, con ser solo un gato juguetón bastaba. Eso es! Jugaríamos al gato y al ratón. ¿Pero donde estaba mi pequeño amiguito?

Run, run little mouse,
come and play with the big white cat.

Thanks Winter!





Ficha  |  Relaciones  |  Cronología

Familia:



Masculino
Mensajes : 42
Edad : 22
Localización : Base Merone, Base de Italia o escapando de Sho-chan :3
Ver perfil de usuario

Byakuran Gesso
Jefe Millefiore

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst carnival || PV Rei

Mensaje por Reiko Rairyuudan el Dom Oct 30, 2016 11:24 pm


The worst carnival

Cerró sus ojos mientras la música de la sala resonaba en su cabeza. Se supone que Aria había dejado la radio encendida para que sonase en todo el salón y le había sugerido si quería cambiar de canción pero actualmente no sentía ganas de levantarse del sofa, de hecho, había jurado que estaría ahí todo el día observando la araña del lugar. Tan brillante aun sin estar prendida. Sus ojos se cerraban mientras la melodía sonaba, si más no recordaba, era de una artista que usaba un cabello de dos colores. Al igual que ella misma, esa artista escondía su rostro de todos los demás, del qué dirán; aunque había decidido hacerlo hace poco. Suspiró, y justo antes de que pudiese ser llevada por los brazos de Morfeo, la puerta se abrió haciendo un gran estruendo y sobresaltándola, mientras miraba asustada hacia donde se había producido aquel ruido. Su cuidadora, Aria, maldiciendo en un idioma que ella desconocía, la señaló inmediatamente sin dejar de hablar por teléfono, a la vez que hacía un "alto" con sus manos. Sabía que cuando ella se ponía así, la cosa se ponía brava. Se sentó de forma educada, mientras que la miraba ir de un lado a otro y derepente cortar, sin antes soltar alguna que otra grosería más. Y sí, así es ella.

Vete. No quiero a nadie aquí, en un rato vendrá gente de otras familias que están quedándose aquí en Japón y quiero esto presentable. Vete ya, ya. — agarraba su propio saco y se lo tiraba hacia ella. Reiko no podía dejar de mirarla sin entender bien lo que pasaba. — ¿Qué miras? ¿No lo sabes? Dino-san dijo que estábamos necesitando formar lazos con otras familias de por aquí, así que eso pasará hoy... y no quiero que sea interrumpido por...

No. No vamos a continuar la larga charla de Aria con respecto a lo que puede o no interrumpir. Reiko bien recordaba qué tenía que pasar de aquí en más: simplemente llamar a la señorita de limpieza y dar una vuelta por las calles, de vuelta. No quedaba otra, después de todo si ocurría algo ella no era de demasiada ayuda para una batalla, puesto a que Reiko aun andaba entrenando para perfeccionar su técnica que aunque era rara y muy codiciada, aun así era caótica. Bostezó fuertemente, mientras se llevaba la manga para taparse de dicha acción y miraba desde la entrada cómo unos guardias pasaban por delante de ella para entrar al edificio; al parecer este pequeño evento los mantendría ocupados por el resto del día y podrían despistar la vista de los pasos de Rei, cosa que la ponía realmente contentísima ya que no tendría que dar explicaciones si la encuentran en un lugar poco apropiado para ella, por ejemplo, en un simple shopping.

Y camino hacia el mismo, con la chaqueta de su cuidadora que le quedaba levemente grande, para taparse del frío leve que hacía en este otoño, aunque Namimori no era exactamente de los lugares que nevaban en Japón, la chaqueta esta vez le hacía de gran ayuda. Junto a una falda y medias que acompañaban la vestimenta de la chica que bien podría ser como cualquier otra. A su vez, no se olvidó de llevar un gorro más propiamente de invierno para evitar ser vista y reconocida fácilmente. Sonrió: nada podía salir mal el día de hoy, ¿verdad? Siguió caminando en pasos lentos, hasta que se topó de frente con un café y sintió su estómago gruñir. Oh, rayos. Sí, había olvidado tomar algo antes de salir para no tener este tipo de problemas. Pero los dulces japoneses que exhibían en esa vidriera sin duda la llamaban, así como los chessecake y los muffins, ¡y ni hablar de la oferta de los batidos de frutilla! Inmediatamente como si la llamara una dulce tentación, cruzó la calle y buscó un lugar donde sentarse en esa esquina. Una silla del lado de afuera sería ideal para este momento, y así fue, de todas formas, Namimori nunca fue tan frío.

Enseguida vino una dependienta y tomó su pedido. Un batido de fresas, a la crema, acompañado con un rollo de canela que tanto le gustaba. La mujer le sonrió y preguntó por su nombre. ¿Cuál era el nombre del día de hoy? No debía decir por nada del mundo su nombre real, así que simplemente dijo lo primero que se le venía a la mente: Nozomi. La mujer sonrió y al poco tiempo, trajo su pedido que no había tardado demasiado para su suerte. Todo ese rato, Reiko había observado algo a su alrededor: había demasiados vigilantes aquí, ¿por qué? En la búsqueda de saber a quién era el que estaban vigilando, su mirada se fijo en un joven de cabello blanco que recién se sentaba y pedía un batido para él. Su comportamiento se le hacía conocido, más aun sabiendo que muchos de ellos lo estaban vigilando. ¡Bueno! Por suerte no era a ella, ¿verdad? Sonrió levemente y, sin más interés, se fijó la vista en su celular, y allí fue cuando el pedido vino rápidamente, para su suerte.

En eso, una voz tan suave y melodiosa la distrajo en el momento de disfrutar lo que había pedido. Esta voz suavemente entonaba la popular canción de cuna inglesa. Reiko la conocía muy bien, después de todo, ella se había criado a base de canciones prácticamente. Se sorprendió aun así que un joven como él cantase ese tipo de canciones, ya que era o muy infantil o muy anticuada para ese tipo de persona. Entonces, sin perder el ritmo, de sus labios no tardó en sonar el acompañamiento, hasta así en su mente continuar dicha canción para llegar a cinco.

Hickory Dickory Dock, the mouse ran up the clock... the clock struck two, the mouse ran down, Hickory Dickory Dock... — sin darse cuenta soltó, cantando suavemente la canción como una dulce nana se cantaría. Se percató de la mirada de varias personas, no solamente hacia ella sino que hacia él, mientras que murmuraban algunas palabras. ¡Genial! Ahora era el centro de atención, aunque no el único centro de atención. Además, mucho de los guardias o investigadores estaban a la expectativa de ella. — L-lo siento... es que... conozco la canción. — dijo disculpándose de inmediato hacia el chico, alzando la voz en alto. Se mordió levemente los labios, mientras que se sonrojaba un poco y apretaba su batido un poco. ¿Y ahora? Simplemente esperaría las palabras del chico y evitaría todo tipo de contacto. ¡Oh, eso! Tomó rápidamente su teléfono y simuló estar distraída por un momento para no hacer más contacto con dicha persona.

///

OFF ROL: Lo siento. Hace como seis meses que no roleo y básicamente, puede que haya sido mi peor rol del momento. Juro mejorar, ¡en serio! Espero que no odies tanto esta respuesta x__________x



So everything that makes me whole 今君に捧げよう I'm Yours


Femenino
Mensajes : 354
Edad : 20
Localización : ...
Ver perfil de usuario http://kh-reborn.activoforo.com/

Reiko Rairyuudan
Guardian Chiavarone

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst carnival || PV Rei

Mensaje por Byakuran Gesso el Vie Nov 04, 2016 9:04 pm


— The worst carnival —

...Let's have a little fun. Don't you dare to scape...


Estaba completamente distraído, ensimismado en mis pensamientos y aquella divertida canción infantil cuando de golpe alguien me interrumpió sin venir a cuento. Acaso esos guardias eran tan idiotas como para atreverse a hacer eso? Que insolentes. Aunque, en verdad, si nos parábamos a analizarlo, no podía hacer nada en contra de ellos, y pobre de mi que se me ocurriera levantarle la mano a un perrito, iría derechito a Vindicare. Que miedo, no? Aquello solo provocaba una sonrisa contenida en mis labios que quería estallar igual que una bomba convirtiéndose en una sonara carcajada.
Pero solo me llevé una gran decepción al abrir los ojos. Una chica? Una joven normal y corriente era la que me interrumpía? Lastima no poder matar o torturar a alguien. Suspiré con fuerza y rodé los ojos bajando la cabeza dejando que las cuatro patas de mi silla tocaran el suelo a la vez que suspiraba elevando mi cabeza para poder verla a través de mis ojos violáceos sonriendo levemente hasta que de golpe noté algo inusual en ella haciendo mi sonrisa se ampliara un poco mas. Vaya vaya, puede que después de todo no fuera tan simple aquella chiquilla. Podría ser incluso que fuera una espía de esos hombres? Como los policías encubiertos que van de vagabundo para apresarte en el momento mas oportuno? Dios, que divertido, estaba expectante.

Mis ojos no dejaron de analizar en esos pequeños segundos que dejé transcurrir entre sus palabras y las mías — Muy bien, bien! Bravo! — exclamé aplaudiendo — tal vez deberíamos hacer un dúo — reí musicalmente siguiendo la canción a la vez que movía mi dedo indice al son de la música — Hickory Dickory Dock, the mouse ran up the clock... the clock struck three, the mouse ran down, Hickory Dickory Dock… — reí y luego negué parando de emitir ese sonido — Mejor paremos, nos tiraremos así toda la vida si seguimos cantando la canción, al fin y al cabo puede no tener fin, los números son infinitos — reí — ¿Quieres sentarte? — pregunté señalando la silla justo frente a mi — Nunca viene mal algo de compañía y alguien que conozca esa canción debe ser alguien realmente interesante o como mínimo divertido — seguí sonriendo — ¿Quieres algo para tomar? Yo invito — dije llamando a la camarera esperando a que se acercara pues en ese momento estaba algo ocupada, pero no importaba lo que tardara, realmente solo fingía ser normal ante ojos de Vongola y probablemente su pequeña espía que al menos, era un poco más lista, ¿O es que tal vez era una chica normal que había caído ella sola en las fauces del lobo sin darse cuenta?

Revolví de nuevo el batido de chocolate con la pajita sin dejar de mirar a la muchacha de cabellos rosados. Odiaba los silencios incómodos como aquellos, no me gustaban nada, tal vez por eso solía rodearme de gente sumamente molesta o que no dejaba de idolatrarme por cada cosa que hacía. Aunque eso realmente no me llenaba en absoluto, salvo mis silencios, por supuesto. Sabía que eran necesarios en la vida de toda persona, pero yo había tenido suficientes, así como soledades y gritos. A decir verdad, había tenido mucho de todo, al menos de lo malo, de lo que ninguna persona desea, y por eso ahora que podía me rodeaba de lo contraria por falso que fuera, incluso yo mismo lo producía. Sonrisas, risas, amabilidad, bondad, paz, etc, era un ángel encarnado, una buena persona que ocultaba muchos, muchos secretos.
Por cierto — dije rompiendo aquel silencio que mataba mis oídos — Me llamo Byakuran — sonreí ladeando ligeramente mi cabeza a la vez que mis ojos se cerraban arqueándose, expresando aquella amabilidad y calidez que la gente solía mostrar siempre aunque solo fuera por cortesía — ¿Y tu eres? La verdad, me gustaría saber el nombre de alguien que es tan valiente para acercase tanto a un desconocido, es difícil conseguirlo en estos días — reí levemente bromeando aunque en verdad con todo aquello quería referirme solo a mi, pues si tal y como podía sentir aquella chica tenía llamas seguramente sabría de mi. ¿Quien no me conocía en ese mundillo después de lo que había hecho? Era sumamente difícil y no era por ser egocéntrico. Por dios no, dios me librara de serlo.

Podía sentir sus llamas del cielo repicar en su interior y otra cosa mas intensa, algo mucho más peligroso y caótico, ¿Tal vez tormenta? ¿Sería muy grosero preguntárselo directamente? Aquello era como cuando le quieres preguntar a una mujer la talla de sujetador que lleva, o en un funeral decir decir 'te acompaño en el sentimiento' cuando realmente eres un completo desconocido y no sientes absolutamente nada. Que asco, esa gente, la gente que era de esa clase no merecía vivir, no merecía seguir respirando y retaba a todos aquellos que alguna vez lo habían dicho a ocupar el lugar de los que lo sufrían. El dolor, la tristeza, la vergüenza, realmente esa clase de gente no sabía con que trataba y no hacía falta ser un genio para darse cuenta, pues incluso, un diablo como yo podía verlo sin estar presente.
¡A que equivaldrían las llamas en una conversación con un civil? ¿Era algo tan personal como preguntar por una prenda de ropa intima? Nunca había tenido el mas mínimo interés en esas cosas pese a mi edad, tal vez porque había sufrido de una manera impensable por ello, pero las llamas….tenía tanta curiosidad por ello!
Me mordí el labio con fuerza e hice que mis dedos golpearan la mesa de manera rítmica esperando que algo me interrumpiera para no abrir mi bocaza, además, si lo pensaba fríamente, preguntar eso a alguien que al 100% era portador de llamas, con todos los de Vongola vigilandome y habiendo dado mi nombre real, ¿No era eso, prácticamente, como declarar la guerra? Por mucho menos se me podría judgar en esos momentos! Darme ese simple dato era como darle a un hacker todas las contraseñas del ordenador central de una gran red de información, con eso podría crear una bomba atómica o detonar todos los misiles del mundo al mismo tiempo! Sería taaaan hermoso.

Suspiré con fuerza de nuevo cuando de golpe la camarera llegó hasta nosotros sacándome de mis ensimismamientos — Si, perdón — sonreí dirigiéndome a la dependienta — Me gustaría otro batido de chocolate y un algodón de azúcar de fresa, muchas gracias — sonreí de nuevo de manera amable moviendo ficha en aquel tablero de ajedrez en el que nos encontrábamos. Yo el rey, ella probablemente la reina, aunque solo fuera por unas horas, y miles de peones rodeándonos, junto a las torres, los alfiles y los caballos rodeándome sin dejarme escapatoria. Que desfavorable, sin duda. Pero yo saldría victorioso.

Si un rey no se mueve,
¿Como espera que lo hagan sus súbditos?

Thanks Winter!





Ficha  |  Relaciones  |  Cronología

Familia:



Masculino
Mensajes : 42
Edad : 22
Localización : Base Merone, Base de Italia o escapando de Sho-chan :3
Ver perfil de usuario

Byakuran Gesso
Jefe Millefiore

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst carnival || PV Rei

Mensaje por Reiko Rairyuudan el Sáb Nov 19, 2016 8:51 am


The worst carnival

La mirada fija del joven la desconcertó un poco. ¿Qué? ¿Acaso estaba mirándola como un enemigo más? Evitó sentirse más intrigada por la procedencia del joven, simulando entonces pero inmediatamente él elogió el momento. Sí, no su voz en especial sino que el acto de haber cantado. La invitaba a cantar con él, pero ella evitó totalmente ese bochorno, sonrojada pero aun así siendo atraída por la melodiosa voz del peliblanco que estaba al frente suyo, más la invitación de sentarse con él sentía que no debía negársela. Había algo dentro de él que emanaba peligro, que le hacía sentir un poco de miedo aunque no lo suficiente. Más su aura mostraba claramente una llama del cielo bastante poderosa, ¿era por eso? ¿por eso había tanta gente alrededor de él? Resultaba entonces conocido el rostro, ese tatuaje al costado de su ojo, ¿podría ser de una famiglia de la mafia? Tal y como ella, perteneciente a una de aquellas familias que regían en el oscuro mundo de la mafia. Negarse, ¿era realmente correcto? Aunque su timidez la vencía, logró por idear en menos de unos segundos... más bien microsegundos una idea que podía quedar para ambos bien.

Estoy bien desde esta distancia — marcó inmediatamente. — Tal vez luego, ¿no sería raro que ambos nos sentemos juntos en este momento? — dijo con una sonrisa, más el énfasis en la palabra "raro" marcaría la diferencia. — De todas formas... así creo que está bien por ahora. — se levantó de su silla, la corrió más al costado quedando así muy cerca de él, aunque no en la misma mesa. Eso estaba tan bien para ella que evitaba ser ligada con él totalmente, ya que todas las miradas estaban ahora entre ellos, como para él... bueno, eso suponía Rei. Así mismo, la curiosidad de saber de dónde lo conocía la invadía a cada momento, puesto a que la realidad es que aunque Rei sea una de las mejores informantes, no conocía a muchas personas importantes y solo se fijaba en casos pequeños y aislados en donde no molestaría a nadie ni nadie le juraría la muerte. Casi seguro que ella no se metería con un tipo como con el que estaba hablando en ese momento puesto a que el aura que salía de su cuerpo, y que si bien no se veía, se sentía, era sin duda poderosa. ¿Una persona de la cual evitarías tener problemas? Claro, eso era. De todas formas, ella no se quedaba atrás. Observadora de cada momento, cada movimiento que hacía, no veía de todas formas terrible riesgo del momento, más bien la situación que se presentaba podía ser un riesgo para ambos. Incluso la camarera quedó más tiempo que lo debido y observó desde lejos a Rei un sinfín de veces, pero la pregunta en especial era por qué, ¿acaso pensaban que había algo más allá que una coincidencia?

Recordó entonces que por más que permanecía aquí con este tipo, no conocía su nombre. Bueno, él no conocía el de ella. Justo antes de poder Así que le esbozó una sonrisa cuando escuchó su nombre pero dentro suyo se dio cuenta cuál era el problema. Saber si era o no un enemigo en este momento era difícil. Byakuran, lider de los Millefiore y encima uno de los Guardianes de los Anillos Mare. ¿Era así? Gracias a Aria había evitado las ramas de las familias más poderosas, además de Vongola, Chiavarone y obviamente los conocidos CEDEF y VARIA, sabiendo que eran ramas de Vongola. Rei solo conocía a ellos, después, los demás eran pandillas al lado de esas familias. Millefiore no. Millefiore contaba con un gran ejercito y si quiere puede hacer pasar un mal rato a Vongola, eso era lo único que conocía. Pero, ¿justo ella? ¿Encontrarse con el más temido jefe de la mafia? ¿Qué clase de coincidencia era encontrarse con una persona así en una circunstancia así, cantando una canción en una esquina de un bar de Namimori? Claro, Reiko conocía a la mayoría de la gente de esa forma: de forma descojonante. En eso se dio cuenta que había hecho mucho silencio para responder quién era, y que en sí, eso hacía que el momento se tensara más y más. La incertidumbre de saber si era o no descubierta, o por lo menos que su sentimiento de estar alerta había empezado ya, era algo que podía costarle mucho, por eso mismo, mantuvo la calma como si de una misión se tratase y se dejó llevar, como si en realidad fuese solo un mero encuentro casual como una persona normal, como si ella en realidad fuera un simple civil y como si no conociese a la persona que tenía al frente.

Si te soy sincera, no veo el problema por el cual una persona impida conocer a otra, sobretodo luego de haberla interrumpido — sonrió. Ah, debía pensar qué nombre decir, y olvidaba por completo cuál había dicho antes así que solamente dijo lo primero que se le venía por la cabeza. — Un gusto, soy Inori. Oh, antes que todo... me disculpo, aunque no con total arrepentimiento de haber cantado, es que... me recuerda tanto a mi infancia — ¿Inori? ¿Había dicho Inori antes? Miró el vaso por el cual llevaba su primer nombre, ya que, había dicho el primer nombre. No. Mierda. No había dicho ni de cerca lo que decía en el vaso. No importaba, dentro de ella, rezó para que esa persona no preguntase su nombre de vuelta y ella no tuviese que dar una explicación mucho más extensa. No en este momento, no sabiendo quién era, y sabiendo de dónde pertenecía. Como informante, iba a ser uno de los peores casos que la llevaría a su muerte. Aun así, esperaba que lo que había dicho antes, cierto o no, llevara a esa persona a pensar en otras cosas que no sea en su nombre. Sí, podría ser buena idea.

En eso, Byakuran pide otro batido de chocolate que sabía que era para él, mientras que pide un algodón de azúcar de fresa, uno de los acompañantes favoritos de las comidas de Rei, fanática total de los dulces. Su percepción de que si Byakuran era o no una mala persona desaparecieron de absoluto al ver cómo llegaba entonces ese gran algodón. Amaba tanto esos, que era imposible. ¿Cómo lo sabría? Entonces se dijo a sí misma que era una de las mejores oportunidades que había tenido en la vida, y por ende, la mejor coincidencia que le pueda ocurrir a alguien. Los dulces la atraían. Entonces, guardó su teléfono y levantó su vaso con su batido de fresa.

Sabes... mejor... — se levantó ella misma y fue hacia la silla del frente que se situaba en la mesa en donde estaba el joven. En eso vio como la mayoría de las miradas fueron hacia ellos dos. ¿Acaso había más agentes que de costumbre? La mayoría de ellos ni se gastaba en cubrirse, e incluso había muchos turistas para un pueblo como Namimori, lo cual era completamente imposible. Namimori es un lindo pueblo, casi una ciudad, pero turisticamente atrapa a otros japoneses más no a italianos, españoles, estadounidenses... ¡incluso había un francés de descendencia africana! Gente de todas partes del mundo vestidos demasiado bien con para justificar el hecho de que estaban de vacaciones, hablando en sus idiomas nativos e incluso muchos de ellos se olvidaban que estaban simulando. Y después, estaba el despreocupado Byakuran, jefe de Millefiore, centro de todas las atenciones y Reiko Rairyuudan, la chica que nunca dice su nombre, procedente de la familia Chiavarone del sector japonés, más que nada una informante que recién empezaba con una llama caótica oculta por muchos por su singularidad. Sin duda era una combinación peligrosa. — Veo que hay demasiados extranjeros por Namimori, hum... ¿tu eres de por aquí o simplemente vienes de vacaciones también? — preguntó. No pudo evitarlo, quería confirmarlo con sus propios ojos y así quitaría un poco la tensión del momento. — Parece que somos el centro de atención, todos nos están mirando... ¿será por el show de antes? ¿tu qué dices? — e hizo una sonrisa. Ya estaba entre confianza, o que era peor, quería sacar la tensión que se encontraba en el ambiente que podía provocar una guerra. En eso mira hacia el local y se da cuenta de algo más, ¡¿había empleados vigilándolos?! Algo no se veía bien, sentía que cualquier movimiento podía derrotarlos... claro, como si de un ajedrez se tratase.



So everything that makes me whole 今君に捧げよう I'm Yours


Femenino
Mensajes : 354
Edad : 20
Localización : ...
Ver perfil de usuario http://kh-reborn.activoforo.com/

Reiko Rairyuudan
Guardian Chiavarone

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst carnival || PV Rei

Mensaje por Byakuran Gesso el Vie Ene 06, 2017 7:05 pm


— The worst carnival —

...Let's have a little fun. Don't you dare to scape...


Sonreí totalmente divertido con la contestación de la joven, ¿Tanto miedo infundía en ella que ni si quiera se atrevía a sentarse con él?, era un poco ridículo por su parte desde mi punto de vista pero no le negaría nada, no era su dueño. Alcé los hombros así como mis manos — Esta bien, como quieras, tampoco es que vaya a matarte — sonreí amablemente pese a que aquel comentario, entre personas normales. tal vez estuviera fuera de lugar, pero no entraría al trapo, era bastante inútil.

Apoyé ambos codos sobre la mesa sin mirar a la chica que estaba sentada no muy lejos de mi intentando que no nos relacionaran de ningún modo, era tan evidente que me acababa de reconocer por el nombre, pobre cosa, hasta su nerviosismo me parecía adorable. Pero desde luego no me confiaría con aquella chica en apariencia inocente y con ese nombre tan poco resultón y cuanto menos original. Podía sentir dentro de ella la llama del cielo, muy similar a la mía, por lo que si hacia un movimiento en falso ella contraatacaría y aun así no era mi intención hacerle daño, al menos por el momento. No obstante lo que si despertaba mi interés era la familia a la que serviría, aunque también podría ser que no tuviera nada que ver con ellas y fuera una independiente o incluso una civil que no supiera la existencia de la llamas, aunque esa opción era la que menos se ajustaba a su perfil, sobre todo por o fuerte que latía el poder dentro de ella. Se parecía a Uni-chan, pero más peleona.
Era demasiado divertido e hilarante verla actuar de ese modo, como si no supiera nada, hablando únicamente de banalidades haciéndome perder el tiempo como los demás agentes de Vongola que nos rodeaban, ¿Ella también sería de Vongola?. Sonreí con cuidado. Una bonita distracción para vigilarme más de cerca, siempre era la misma historia, no sabían ser más originales o es que habían visto demasiadas películas e intentaban imitar a los malos. No era su estilo.

Cerré los ojos mientras escuchaba con tranquilidad todo lo que tenia que decir notando toda esa tensión que transmitía por el miedo a ser descubierta, tal vez — Inori… — murmuré por lo bajo — Es un nombre bonito — comenté sin darle demasiado importancia a aquello, al fin y al cabo todo era 'normal' entre nosotros dos, ¿No?. Ninguno cedería por el momento y yo no daría un paso en falso, aun no era mi oportunidad — No te preocupes por lo de antes, me alegró que cantaras conmigo, el mundo es ya muy solitario como para no compartir pequeñas alegrias aunque sea con un completo desconocido, ¿No crees Inori-chan? — sonreí delicadamente transmitiendo felicidad a pesar de sentirme vacío como de costumbre, solo imitaba esos sentimientos que tantas veces había visto en mi vida en los ojos de los demás.

De golpe la camarera volvió a 'interrumpirnos' entregándonos nuestras consumiciones junto con el algodón de azúcar el que mordí con fuerza y ansiedad sin importar mancharme de aquella sustancia tan pegajosa que inevitablemente se adhirió a la piel alrededor de mi boca mientras la joven se decidía sentarse conmigo haciendo que todos aquellos agentes volvieran a fijarse en nosotros, aunque en realidad nunca antes habían dejado de mirarnos.
Soy extranjero — no me corte a la hora de contestar sus preguntas — Pero ahora mismo vivo aquí encargándome de la empresa de mi padre — decidí llamarla de ese modo al fijarme que ninguno de los dos seria sincero respecto a lo que era — Me gusta mucho Japón a decir verdad, parece un lugar de en sueño para un italiano que solo conoce la pasta — reí divertido — ¿Y tu Inori-chan? Tampoco pareces de por aquí — sonreí levemente aunque para ser sinceros toda aquella palabrería me estaba aburriendo en sobre manera.
Bostecé volviendo a morder con fuerza mi algodón de azúcar — No creo que sea por eso — dije algo serio y la mire con la misma expresión — ¿Acaso estas escondiendo algo Ironi-chan? ¿Has sido una niña mala y por eso te están vigilando? — bromeé con aquella expresión seria para acabar sonriendo — Yo he sido un chico bueno, nadie debería estar persiguiéndome! — dije en un tono bastante alto para que todos aquellos agentes lo escucharan.
No me importara realmente que supieran aquello o no, pues sabía que dijera lo que dijera hasta que lo comprobaran no me dejarían en paz, pero era tan gracioso ver lo metidos que estaban en su papel que ni si quiera reaccionaban a ese estruendo tan fuerte.
Me acomodé en la silla — Disculpa ese grito, pero es que me hace mucha gracia la actitud de esos turistas, ¿No se te hace raro a ti también? — reí por lo bajo acercando el dulce a la boca de la chica — ¿Quieres? Esta realmente delicioso, si no le das un bocado ahora probablemente lo lamentes mas tarde — por un segundo mi mirada se afilo a la vez que mi leve mueca se ensanchaba un poco.

Pero antes de que la chica pudiera coger un poco de algodón lo tire al suelo haciendo que se resbalaba de mis manos — Vaya… — murmuré por lo bajo viendo el estropicio rosa del suelo — Se me cayó… — susurré por lo bajo y aprovechando ese momento de despiste de la joven la tomé con fuerza de la muñeca haciendo que se inclinara sobre la mesa mientras que con mi otra mano tomaba la carta de batidos tapando nuestros rostros — Mmm...dime Inori-chan… — sonreí levemente divertido pues aquello cada vez se ponía mejor — ¿O debería decir mejor Nozomi? Que mentirosa eres pelirosa — mi sonrisa se ensancho — Me pregunto que mas secretos ocultas — mis ojos usualmente entrecerrados se abrieron con emoción haciendo que mi iris se empequeñeciera y mi sonrisa se ensanchara más. Aun era mi pronto para sacar el tema de las mafias, quería divertirme un poco más con ella y la inocencia que fingía tener.
Apreté con mas fuerza su muñeca — ¿No sabes que esta muy mal mentir? Debería castigarte por eso, por ser una niña, mala, pero en vez de eso seré gentil y te llevaré a dar un paseo — mi expresión se relajó de nuevo un poco volviendo a ser encantadora con los ojos cerrados y arqueados sonriendo levemente — ¿Que me dices? — pregunté a pesar de que no le dejaría opción.

Rápidamente y sin avisar me levanté del asiento donde estábamos tirando con la mesa y las sillas saliendo corriendo de allí mientras arrastraba a la chica conmigo sin soltarla. Tiré el dinero que debíamos a la camarera y no deje de correr notando los primeros disparos a la vez que echaba a reír con fuerza — ¿Acaso también queréis matarla a ella!? Que extremistas! — grité sin dejar de correr a través de las calles de Namimori intentando perder a toda la tropa de agentes que llevábamos detrás nuestra.
Si lo que querían era provocarme lo estaban consiguiendo, pero no atacaría, eso solo me llevaría a un conflicto peor por lo que simplemente seguí corriendo esquivando las balas lo mejor que podía siendo rozado en las ropas por algunas — Tsk...son persistentes… — murmuré por lo bajo con una ligera expresión de molestia — Vamos por aquí! — exclamé cambiando de dirección con rapidez metiéndonos en callejón haciendo que se dividieran en dos grupos. Aquello definitivamente no era lo mejor para nada, pero nos daría un poco más de tiempo.
Miré mis ropas algo rasgadas en el hombro y en el muslo del pantalón — Aaa… — suspiré — Tendré que ir de compras otra vez, son unos brutos — miré a la chica pelirosa — ¿No lo crees? — sonreí ampliamente como si aquella situación que hubiéramos vivido fuera la mas normal del mundo.
Metí la mano por los agujeros de bala de la chaqueta pudiendo notar un poco de sangre por la rozadura, pero de nuevo no le di importancia en lo absoluto.
Miré la sangre y sonreí levemente divertido, al fin podía sentirme un poco más vivo que de costumbre. No importaba lo dañado que saliera de aquello, al fin y al cabo eso era lo que más emoción le daba a las cosas.

A que demonios se debía que hubieran disparado. Tal vez no eran de Vongola como pensara, ¿Pero entonces quienes eran? No había hecho nada malo que mereciera la muerte, al menos no recientemente para recibir ese castigo. ¿Tal vez sería por ella? ¿Podrían pensar que la estaba secuestrando? ¿Era tan valiosa? Ese seria mi trabajo, descubrirlo — Vamos mentirosa-chan — decidí llamarle por aquel nombre al no saber su verdadero nombre — Ya que te gusta tanto jugar a esconder a tu persona hagamoslo por completo — sonreí de nuevo divertido.
Continué sujetándola por la muñeca pero sin tanta fuerza como antes solo para cerciorarme que no escapaba de mi lado. Miré de un lado a otro comprobando que no había moros en la costa y crucé la calle volviendo a meternos en otro pequeño callejón tomando un atajo hasta una tienda de chinos donde vendían disfraces y productos varios con los cuales poder cambiar nuestros aspectos.

Hola — saludé amablemente al tendero como si no pasara nada y solo ingresé en la tienda arrastrando aun a la chica como si fuera un rehén, aunque en realidad fuera totalmente de libre. No quería retenerla en contra de su voluntad o raptarla para la base Merone, aquello no serviría nada, es más, eso solo me traería más problemas de los que ya tenía y no estaba dispuesto a meterme en mas líos. Debía de averiguar allí y ahora todo lo que encerraba aquella chica, pero primero quería divertirme un poco, a decir verdad, hacía tiempo que no me lo pasaba así de bien, era todo tan emocionante!
Volví mi vista a ella — Y bien, ¿Vas a decirme tu nombre de verdad? ¿O vas a seguir siendo una niña mala? — suspiré con fuerza cerrando los ojos un segundo — Con lo bueno que fui yo... — sonreí amablemente mientras miraba los diferentes trajes y pelucas que allí había.

Era tan aburrido mi día a día, echaba de menos momentos como esos, momentos divertidos, de peligro, donde podía actuar y no enterrarme bajo papeles o en aquellas blancas paredes que acababan por causarme dolores tremendos de cabeza. Era todo demasiado pulcro, ¿Porque no me dejaban destruirlo? ¿Mancharlo con sangre? Aunque el blanco en la cultura oriental representaba la maldad no era suficiente motivo para no querer acabar con toda aquella pulcritud. Pero aun así, suponía, que aunque solo fuera por eso podía tolerar minimamente esa pureza absoluta que transmitían las instalaciones.
Todo era tan perfecto dentro de esos muros, todo iba sincronizado como un reloj, nada fallaba y eso me gustaba en cierto modo pues podía controlarlo todo, pero por otro lado lo odiaba, pues todo lo que yo ansiaba estaba fuera, el caos, la destrucción, lo incontrolable, lo inevitable, eso era lo que yo quería, no la monotonía en la que estaba estancado. Quería mas y ella me lo daría, al menos durante el día de hoy. No sabía que haría con la joven, ni si quiera sabía quien era, pero no importaba, era una desconocida encantadora y me encargaría de cuidarla bien como mi pequeño juguete diario.
Eso si, no garantizaba su integridad al acabar el día.


Masked bitch.

Thanks Winter!


off:
Lamento la demora, estos ultimos meses he estado realmente ocupado, espero que compense la espera. Cualquier cambio o modificación me lo haces saber por mp.





Ficha  |  Relaciones  |  Cronología

Familia:



Masculino
Mensajes : 42
Edad : 22
Localización : Base Merone, Base de Italia o escapando de Sho-chan :3
Ver perfil de usuario

Byakuran Gesso
Jefe Millefiore

Volver arriba Ir abajo

Re: The worst carnival || PV Rei

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.